Seguramente has escuchado que los perritos no necesitan abrigos puesto que su pelaje es tan grueso que los protege por completo del frío y las inclemencias del clima. A pesar de que dicha afirmación es cierta, hay que mencionar que no todos los perros domésticos se adaptan a ella. Considera estos consejos cuando te preguntes: ¿ropa de invierno para mi perro?

Te decimos qué razas lo requieren y cuáles no, así como las edades aproximadas en las que es más recomendable.

Perros pequeños

Si tienes razas pequeñas, éstas son incapaces de soportar bajas temperaturas, lo anterior debido a su tamaño y grasa, por lo que pierden con facilidad su calor corporal.

Algunos ejemplos de estas razas son:

  • Yorkshire terrier
  • Pinscher miniatura
  • Chihuahua
  • Bulldog francés

Perros mayores y cachorros

Debido a su edad, ellos son más susceptibles a los cambios bruscos de temperatura. Esto sin mencionarte que, mientras más viejos sean, requerirán de mayor protección contra el clima, debido a los problemas que suelen sufrir como la artritis y otros problemas de salud que podrían agravarse con el frío.

¿Qué razas no lo necesitan?

Es necesario recalcar que la salud de los perritos que poseen doble pelaje podría verse afectada si les colocas un abrigo. Su pelaje les ayuda a mantener las grasas naturales en perfecto equilibrio, por lo que regular su temperatura les resulta mucho más sencillo.

Algunas de estas razas son:

  • Pastor alemán
  • Golden retriever
  • San Bernardo
  • Chow-chow
  • Husky siberiano

¿Qué tipo de ropa usar?

A la hora de elegir un atuendo para tu amigo peludo, considera estos consejos:

Asegúrate de encontrar una prenda que lo cubra justo por encima de la cola. Recuerda que su lomo posee menos grasa por lo que resulta más sensible al frío. Lo mismo sucede con el cuello, debe mantenerlo bien cubierto, solo cuida que no se moje con su agua o con su saliva o conseguirás el efecto opuesto.

Busca una prenda cuya estructura sea la óptima para tu pequeño, que no le quede justa y que pueda moverse con facilidad.

No pierdas de vista el tipo de material; debe ser de buena calidad y apropiado para él. Cerciórate de que no le produzca picor o molestias a la hora de moverse. Además, evita comprar prendas que se deshilachen o suelten demasiada pelusa.

Una vez que la ropa ha pasado estos estándares de calidad, ya puedes emocionarte con los diseños y los estampados.

Cabe destacar que, si vas a sacar a pasear a tu amigo durante el invierno y sientes que el clima es demasiado gélido para él, incluso si tiene doble pelaje, puedes considerar abrigarlo. Y no dejes de cubrirlo con su impermeable en caso de lluvia, nieve o neblina. Recuerda que él también puede enfermarse debido al mal tiempo.

Así que ya lo sabes, no está de más mantener a tu fiel compañero bien abrigado durante el invierno. Ahora ya tienes la clave para saber si puedes abrigar a tu perrito, por qué se recomienda hacerlo y qué aspectos debes considerar para tenerlo siempre calentito y saludable.